José Ignacio Agorreta

 

 

Biografía

José Ignacio Agorreta (Pamplona, 1963) es un autor que vive y trabaja en su ciudad natal.

De formación autodidacta, su trabajo siempre se ha enmarcado dentro de una figuración contemporánea, con una vocación poética que ha dotado a sus temas, próximos y cotidianos, de una capacidad evocadora que trascienda a la imagen representada, porque la intención de Agorreta nunca ha sido una representación naturalista sino activar mecanismos emocionales.

Sus composiciones nacen de la necesidad de establecer sutiles tensiones internas equilibradas por la aparición en escena de los propios temas del cuadro o mediante la utilización de una, en apariencia, austera paleta de colores, que sin embargo posee una amplia riqueza de matices.

El dibujo, cada vez más riguroso, se muestra deliberadamente imperfecto atendiendo a la dificultad que tiene el ojo humano para fijar las imágenes.

Agorreta no tiene intención de establecer un relato, ni hacer apología de nada, tampoco pretende realizar una imagen que resulte “memorable”. Inconscientemente, es más ambicioso porque lo que quiere es entender mejor el mundo que le rodea buscando la esencia de lo cotidiano y, de ese modo, quizás, conocerse a sí mismo.

Entre sus exposiciones individuales, destacan las realizadas en Ciudadela de Pamplona (1998, 2003, 2009 y 2017), Galería Agurcho Iruretagoyena de Pamplona (2000 y 2005) Galería Tolmo de Toledo (2002 y 2008), Museo Gustavo de Maeztu de Estella (2005), Galería Carme Espinet de Barcelona (2009), Museo Jorge Oteiza de Alzuza (2010), Galería Fermín Echauri de Pamplona (2012) Y Galería MLS de Burdeos (2018).

De manera colectiva ha participado en diferentes exposiciones, siendo las más reseñables las que tuvieron lugar en Museo Gustavo de Maeztu de Estella (1999, 2011, 2012 y 2013), Colección de Arte Contemporáneo del Ayuntamiento de Pamplona (2003), Universidad Pública de Navarra. Pamplona (2004 y 2006) Museo de Navarra. Pamplona (2008 y 2012) Parlamento de Navarra. Pamplona (2010), Parlamento Europeo. Bruselas (2010) y Fundación María Forcada. Tudela (2012)

Sus obras además de en diferentes colecciones privadas se encuentran en las principales colecciones públicas de su comunidad; Museo de Navarra, Museo Gustavo de Maeztu, Colección de Arte contemporáneo del Ayuntamiento de Pamplona, Parlamento de Navarra, Universidad Pública de Navarra y Fundación Caja Navarra. Así como en Fundación Caja Segovia y en Colección Agrupación Mutua de Barcelona.

 

Extractos de críticas aparecidas en prensa

“Podríamos decir que José Ignacio Agorreta oculta tanto como revela, pero esta afirmación solo nos serviría para justificar la imposibilidad de definir con palabras -esto es, lo que nos define como sujetos dialogantes e intelectuales- lo que estamos viendo. Y decimos dificultad, que no imposibilidad, porque la contemplación de su obra siempre tiene mucho que decir…” (Carlos Delgado, El Punto de las Artes, diciembre de 2008)

“La pintura de Agorreta encuentra un modo de decir sugerente, una expresión repleta de significados densos, que la hace próxima aunque nos exige desvelar sus claves. Sin pretensiones, su lenguaje madura por encima de urgencias…Es una pintura empastada, sin brillos falaces, ácida por melancólica, pero sin tristezas vengativas ni vengadoras. No hay espectáculo que nos permita evasiones, cada obra presenta un instante huido de la memoria colectiva…” (Rodrigo González Martín, EL Adelantado de Segovia, 27 de noviembre de 2008)

“…pinta, con sabiduría y delicadeza, fragmentos de máquinas y trozos de chatarra que me emocionan mucho más que una manida y estereotipada puesta de sol…   …sino la mirada poética que devuelve la dignidad a objetos o artefactos que nunca creyeron poder emocionar a nadie. Las máquinas mutiladas han pasado de forma definitiva del mundo de la producción al mundo del arte, de la actividad al recuerdo, del trabajo a la gloria, de sentirse sólo materia a notar que José Ignacio Agorreta los ha dotado de alma…” (Jesús Mazariego, El Norte de Castilla, 5 de enero de 2009)

 “En ese aparente aislamiento, Agorreta ha ido construyendo una gama de trabajos en los que los ojos ven lo que están habituados a ver. La mirada interior, aquella que percibe lo que imagina ver. ¿Qué es real, qué soñado, qué rememorado? Agorreta nos da enigmas, nosotros debemos descifrarlos o simplemente persuadirnos de que la pintura es una ventana abierta al mar interior que nos recrea el alma…” (Camino Paredes, Diario de Navarra, 28 de septiembre de 2009)

 “Técnicamente sorprende la suavidad de sus manchas y la reducción de la materia pictórica a su mínima expresión con lo que consigue aligerar las imágenes, haciendo sus motivos más etéreos e impalpables. Junto a ello, el uso de frotamientos y raspados destruye la superficie, incrementando el sentido de la ruina en la propia obra y rompiendo, también, la mímesis realista…” (Pedro Luis Lozano, Diario de Navarra, 31 de octubre de 2012)

“El tiempo pasa en la pintura de José Ignacio Agorreta pero sin dejar de fluir; Pasa, pero permanece. Como esas vivencias que inevitablemente no volverán, pero que habitan en un rincón esencial de nuestra memoria. Por eso, en los cuadros del artista navarro nada se pierde. Al contrario, cada uno rescata lo que es digno y merecedor de ser rescatado…” (Paula Etxeberria, Diario de Noticias de Navarra, 8 de octubre de 2012)

“Así lo advertimos también en la exquisita y silente pintura de José Ignacio Agorreta expuesta en Galería Echauri de la capital navarra. Sus repertorios de arquitecturas interiores cargadas de blancos, grises y ocres, dan la imagen poética y melancólica de una sociedad que sufre el paso y el desgaste del tiempo…Los últimos trabajos de Agorreta poseen color propio y una poética del desgarro que los hacen sumamente atractivos…” (Edorta Kortadi, Deia, 3 de noviembre de 2012)

“…el pintor se ha apoderado con gran delicadeza de la intimidad de los espacios. Valiéndose de la luz que atraviesa los cristales polvorientos, ha rescatado formas de la oscuridad. Gracias a los tonos grises, amarillentos y ocres, ha pintado con sutileza la decadencia de lugares que alguna vez fueron habitados… Agorreta ha imaginado la vida silenciosa: una mañana como otra cualquiera; el ambiente de una tarde aburrida; el sosiego tras la nada…” (Alberto Barandiarán, Berria, octubre de 2012)

“Combinando estos lenguajes con el impulso emocional que mueve al artista ante cada nuevo hecho pictórico. Agorreta crea atmósferas reales, que no realistas y, sobre todo, evocadoras. De emociones y recuerdos tan diversos como lo serán los espectadores que disfruten de estos cuadros que nos sitúan ante los efectos del abandono y la soledad así como ante la riqueza del silencio y del ritmo pausado…” (Paula Etxeberria, Diario de Noticias de Navarra, 22 de julio de 2017)

 

 

Museos y Colecciones

 

Museo de Navarra

Colección Arte Contemporáneo. Ayuntamiento de Pamplona

Agrupación Mutua. Barcelona.

Universidad Pública de Navarra

Museo Gustavo de Maeztu. Estella

Fundación Caja Navarra

Parlamento de Navarra

Fundación O.N.C.E. Navarra

Colección Caja Segovia